A partir del episodio protagonizado por un joven de la Falda que sufrió serias quemaduras al reventarse la batería de su teléfono móvil, un especialista aconseja cuidados para estar seguro con el equipo. 

Por Martina Farías

No es la primera vez que nos enteramos de episodios con la tecnología que afectan nuestra integridad física, pero el caso de la explosión de un celular en La Falda, donde un joven de 22 años sufrió heridas en todo el cuerpo mientras dormía, generó temor e incertidumbre sobre la seguridad de estos equipos.

Martin Sterenstein, presidente de la plataforma Mobi doc, servicio técnico de celulares, explicó en Córdoba al Cuadrado que “estos son casos aislados y cuanto más avanzado es el equipo, más seguridad tiene, ya que no se prende fuego aunque suba su temperatura”.

“Estos son generalmente problemas que sufren los usuarios con celulares inteligentes que están certificados desde el exterior y son ingresados al país por los propios usuarios”, señaló. Para Sterenstein, “las fallas del aparato pueden venir de fábrica y te toca por mala suerte”.

Sobre el líquido que actuó como un combustible y agravó el caso del joven, el técnico explicó que “el material expulsado del celular es litio, un metal liviano que tiene reacciones al nitrógeno, oxígeno y hasta arde con el agua”.

Cargadores no originales

El especialista aseguró que el problema más frecuente se genera con el cargador del celular, estamos acostumbrados que al romperse un cargador o, más común, perderse, compramos otro. El mal uso de los cargadores no originales provoca un mal funcionamiento del aparato, lo que termina en una batería defectuosa.

Una batería defectuosa podría generar el calentamiento y, al ser inflamable, provocan las explosiones en casos extremos”.

Sterenstein aconsejó que, para evitar estos problemas, que no son comunes pero pueden suceder, hay que tener en cuenta ítems importantes como la inestabilidad del voltaje, la humedad, los cambios de temperaturas o la falta de ventilación