Un equipo de docentes, desarrolladores y diseñadores logró un premio de 50 mil dólares por haber realizado un divertido juego educativo.

Un equipo multidisciplinario integrado por desarrolladores, docentes, diseñadores, ilustradores y educadores para apps fue premiado por el juego “Matenautas” en un certamen específico de esa asignatura destinado a que niños de 10 a 12 años aprendan jugando y mejoren sus habilidades.

Se trata de un juego de aventura, en el que los exploradores intergalácticos deben convertir un planeta árido en uno con vida, y para obtener recursos viajan a otros planetas, donde resuelven minijuegos de contenido matemático, informó la Fundación Bunge y Born organizadora del concurso MasMat

La Fundación indicó que este videojuego -libre de publicidad y de descarga gratuita en celulares y tabletas- “estimula la imaginación y la creatividad, desde el género fantástico y humorístico”, mientras que el equipo ganador “se hizo acreedor de 50.000 dólares”.

MásMAT es un concurso destinado a equipos multidisciplinarios, quienes compiten para diseñar e implementar una aplicación lúdica móvil que logre, en cuatro meses, mejorar significativamente el nivel de matemática de los alumnos de 6° grado de nivel primario del país.

“Esto evidencia nuestra enorme confianza en el impacto del gaming en lo que es el aprendizaje de las matemáticas. Es nuestro compromiso y nuestro aporte en esta revolución en la educación”, aseguró Gerardo della Paolera, director de la Fundación.

Max Cavazzani, CEO y fundador de Etermax, y presidente del jurado sostuvo que “la tecnología es el facilitador para encontrar soluciones a los problemas de hoy y del futuro. Sin embargo, en el mundo hay una gran escasez de talentos capacitados en carreras STEM y son los jóvenes quienes tienen el poder y el potencial para introducirse en esta disciplina, y crear un verdadero cambio con impactos sociales y económicos positivos”,

Por su parte, Alejandra Bruno, del equipo ganador, aseguró: “Somos docentes y gamers, por eso creemos que los juegos no solo enseñan lo curricular, sino también nos hacen vivir aventuras, nos cuentan historias, nos hacen sentir emociones y compartir con otros”

“Hay un vínculo estrecho entre la docencia y el desarrollo de videojuegos -explicó Bruno- en Matenautas trabajamos con algoritmos que detectan el ritmo de cada jugador, para que tengan una curva de dificultad apropiada y no se frustren, para que vuelvan a intentar”.

De esta forma, desde el género fantástico y humorístico “se estimula la imaginación y la creatividad sin un sistema de dominación ni violencia y se fortalece la resolución de problemas matemáticos acordes con la currícula escolar de sexto grado”, detalló la Fundación.