El software malicioso llamado BadPower fue diseñado para alterar el funcionamiento de los sistemas de carga rápida de los aparatos, produciendo su sobrecarga y explosión.

Especialistas de un laboratorio de ciberseguridad chino emitieron una alerta sobre un nuevo virus informático, que no roba los datos ni secuestra el sistema operativo, pero cuyas características son devastadoras para los celulares hasta el grado de llegar a quemarlos.

Este virus informático, bautizado como BadPower, fue diseñado para alterar el funcionamiento de los sistemas de carga rápida en los celulares.

La tecnología de carga rápida reduce el tiempo que un dispositivo electrónico, como un móvil o un ordenador portátil, requiere para cargar la batería por completo. Los sistemas actuales más avanzados pueden llegar a completar la carga en menos de media hora.

Para que funcione, el sistema está integrado tanto en el dispositivo a cargar como en el que se enchufa a la corriente, en concreto, en el firmware, e incluso algunas soluciones son capaces, además de cargar, de transferir datos.

Los investigadores señalan que no todos los fabricantes comprueban la seguridad efectiva de este proceso de transmisión de datos, que puede dar lugar a un problema en el proceso de verificación o de corrupción de memoria en la implementación del protocolo de carga rápida.

Un atacante podría usar estos problemas para reescribir el ‘firmware’ del dispositivo de carga rápida para controlar el comportamiento de la fuente de alimentación del dispositivo”, advierten en un comunicado.

En este sentido, un dispositivo de carga infectado con BadPower puede alterar el voltaje de carga, hasta producir “voltaje excesivamente alto” que termine ocasionando el fallo del móvil y incluso llegue a quemar componentes internos. No obstante, no afecta a la privacidad de los datos del usuario.