Ocurrió el pasado miércoles en Misiones.

Un comerciante de 50 años de edad murió de un disparo tras negarse a fiar mercadería a dos sujetos que llegaron a su kiosco.

Según relatan los medio locales, sucedió alrededor de las 18 del miércoles. En la reconstrucción de los hechos, los agresores fueron atendidos en primera instancia por una adolescente de 15 años. Al negarse, intervino el padre y propietario quien discutió con los jóvenes que sacaron un arma y dispararon.

A pesar de ser llevado al nosocomio local, murió a los pocos minutos con una herida de bala en el abdomen.

Los atacantes lograron escapar y son buscados por las autoridades. Advierten, que la zona es recurrente de episodios violentos de inseguridad.