El hombre tiene un hijo con discapacidad y viven frente a un canal en Alta Gracia.

Desde hace dos años Alejandro peregrina por los pasillos municipales en busca de una respuesta a su pedido. El hombre, quiere que levanten una pasarela y una rampa en la puerta de su casa, por la seguridad y salud de su hijo con discapacidad.

Para algunos el pedido podría sonar un tanto insólito y hasta egoísta. Sin embargo, el mismo no resulta para nada descabellado si se tiene en cuenta que este vecino de Alta Gracia tiene un hijo con discapacidad y prácticamente no tiene acceso a su casa.

“Vivo en frente del canal falucho, a metros del puente verde, y si mi hijo se descompone no tenemos como asistirlo ni sacarlo de la casa. Tengo que molestar a todos los vecinos para que me ayuden. Es una persona que pesa 100 kilos”, sostuvo el hombre, a la vez que explicó que el joven padece epilepsia y sufre crisis constantes.

Para acceder a la precaria vivienda de Alejandro- quien trabaja como cuidacoches- es preciso cruzar un canal y cada vez que llueve o crece el cauce, eso se torna verdaderamente imposible.

“He hecho el pedido escrito varias veces, cuando venis a la Municipalidad se tiran la pelota entre ellos y me dicen que lo van a hacer peor el tiempo pasa y nada. Necesito una solución, no pido nada para mi sino por la salud de mi hijo porque ni siquiera una ambulancia puede entrar”, culminó el vecino.