¿Cómo nos comportaríamos si los vulnerables fuesen los niños?

Si tenés entre 15 y 25 años, ¿Cuántas veces por mes llamaste por teléfono a tus abuelos en el último año? Te lo pregunto porque, a esa edad, de manera inconsciente, creemos que la muerte no existe. Estamos tan en la nuestra que los Viejos pueden esperar y para ellos generalmente no tenemos tiempo.

Hoy que Don Covid 19 nos ataca, parece que esa lógica que, de manera no consciente, aplicamos en nuestra vida diaria, en épocas normales, sigue imperturbable en plena crisis.

Peor aún, hasta sospecho que, lo que es entendible en un adolescente, ahora se ha extendido a quienes somos sus padres.

¿Qué pasaría si este virus atacara solo a los niños? ¿A alguno de ustedes se le ocurriría salir a la calle para que el virus se siga esparciendo?

Creo que la respuesta es No.

Todos acataríamos la cuarentena muertos de miedo y no inventariamos excusas banales para salir un rato, simplemente porque no queremos estar encerrados.

Subamos la apuesta y cambiemos los roles, si los abuelos en este momento fuesen los transmisores ¿Qué harías?

Seguramente los aislarías para que no contagien, no los dejarías salir ni a la puerta de su casa y hasta evitarías que se acerquen a los nietos.

Estoy casi convencido de que los retarías bien fuerte porque estarían poniendo en riesgo la vida de sus semejantes. 

Aunque también estoy seguro de que no haría falta, solos se encerrarían para evitar dañar a los que más quieren, porque son grandes y son sabios.

Lógicamente, vos cuidarías a tus hijos como tus viejos te cuidaron a vos.

Entonces… ¿Por qué ahora seguís saliendo?

¿Por qué le seguís dando vida al coronavirus que puede terminar siendo el potencial asesino de la persona que te dio, a vos, la vida, y por la que muchas veces juraste darías la tuya.

Creo que desde los medios de comunicación no deberíamos informar más la edad de las víctimas, noto cierta tranquilidad en mucha gente que dice: “A los jóvenes no nos afecta”, “Tenía más de 80 años y problemas de salud preexistentes”, “Ya había vivido una buena vida”.

¿Cuánto habrá influido esto para que nos hayamos relajado tanto y no obedezcamos algo tan simple como quedarnos en casa para evitar que otros mueran? Para evitar que mueran nuestros mayores.

Estoy convencido de que el virus va a pasar, ojalá que cuando eso suceda los abuelos se sientan orgullosos de cada uno de nosotros porque hicimos lo imposible para cuidarlos.

Hagamos que la Argentina sea noticia porque no se saturaron los hospitales y alcanzaron los respiradores.

Estamos a tiempo de ser ejemplo. Lo hagamos entre todos. Quedémonos en casa y hablemos con nuestros hijos y nuestros padres, Juntos podemos salir bien, Respetemos la cuarentena. Hagámoslo como un homenaje a nuestros amados Viejos.