Tras un insólito fallo del VAR que anuló un gol a Boca, en los vestuarios hubo enfrentamientos.

En lo que era el partido de vuelta por Copa Libertadores entre Boca Juniors y Atlético Mineiro terminó siendo un escándalo internacional donde en los vestuarios hubo enfrentamientos entre la delegación xeneize y la Policía de Brasil.

A partir del insólito fallo arbitral del VAR en contra del equipo argentino donde le anularon un gol, los ánimos del partido no eran los mejores. Tras un cero a cero, en la tanda de penales, los locales se impusieron sin objeciones.


Asimismo, lo sucedido en los dos encuentros con dos tantos anulados con polémica desencadenó el enojo de los jugadores de Boca que al retirarse a los vestuarios protagonizó un bataola con la policía brasileña y algunos allegados al club local. 


Las imágenes fueron virales en redes sociales, donde se vieron piñas de parte de Marcos Rojo y Carlos Izquierdoz a un hombre de seguridad, empujones, insultos de los dirigentes xeneizes, como así también la reacción violenta de las autoridades locales con gases lacrimógenos y gas pimienta para disipar el conflicto que terminó agravándolo. 


En las imágenes televisivas también se ve como el presidente del Mineiro, Sergio Coelho lanza una botella de agua a los jugadores de Boca que estaban del otro lado del vestuario en el medio de un caos general.


Posterior a los incidentes, la delegación de Boca debió prestar declaración en una comisaría de Belo Horizonte para explicar lo sucedido. De este modo, el contingente argentino debió pernoctar en la ciudad, y el regreso se pospuso para esta tarde de miércoles.