La menor no soportó el dolor y comenzó a llorar pero ninguno de los cuatro adultos que aparecen en el video, incluyendo el tatuador, sugirió suspender el tatuaje.

Una madre fue multada luego de que fuera grabada forzando a su hija de siete años de edad a recibir un tatuaje en la pierna mientras le daba palabras de aliento y le advertía que no llorara porque luego las autoridades la acusarían de maltrato.

El suceso ocurrió en Pereira, Colombia. Luego de unos minutos, la menor no soportó el dolor y comenzó a llorar pero ninguno de los cuatro adultos que aparecen en el video, incluyendo el tatuador, sugirió suspender el tatuaje.

Una vez que el video llegó a las autoridades, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) determinó que los derechos de la niña de siete años y de su hermano de 10 años de edad, quién también fue obligado a recibir un tatuaje, fueron vulnerados, por lo que la madre fue multada y hasta podría enfrentar una investigación penal.