El hecho quedó grabado por testigos.

Aunque hayamos avanzado mucho como sociedad en la integración de los diferentes grupos y colectivos, aún existen barreras y obstáculos que estas personas deber sortear todos los días, incluso para poder realizar sus tareas más cotidianas. Tal es el caso de este hombre en la ciudad de Córdoba, que entre lagrimas pedía al chofer poder viajar en el transporte urbano.

Ante la ausencia de una rampa en esa unidad, un grupo de pasajeros que se trasladaba en el colectivo decidió ayudar al hombre y lo alzaron entre cuatro para que pudiera usar el servicio, que es público y que debería estar acondicionado para todos los ciudadanos.