Sin saber que lo estaban filmando, mirá lo que hizo este trabajador de limpieza urbana.

Hay historias mínimas, episodios cotidianos que suelen pasar desapercibidos. A veces, por casualidad, alguien los filma y los viraliza.

Es el caso de este barrendero que hizo una pausa en su rutina laboral para alegrarle el día a un perro callejero.

Sin saber que lo estaban filmando desde un edificio y que lo que estaba haciendo llegaría a miles de personas en todo el mundo, se puso a mimar al perro, primero con su escobillón y luego directamente con caricias.

En un mundo afectado por la pandemia, un recreo de este tipo pueden sacar una sonrisa o una sensación de frescura. No todas las noticias deben ser sólo noticias.