La decisión del Tribunal de Justicia del estado de Río de Janeiro dio plazo de 72 horas a que todos los turistas abandonen la ciudad, a la que pide retornar a la "bandera roja".

El estado de Río de Janeiro ordenó el cierre de todas las actividades comerciales y turísticas en la ciudad de Buzios. La justicia tomó la decisión tras la suba de casos de coronavirus, lo cual provocó una protesta con aglomeraciones y cacerolazos.

Se dictaminó un plazo de 72 horas para que todos los turistas abandonen la ciudad, que pide retornar a un cierre casi total de actividades no esenciales. La intendencia aceptó el fallo pero prepara una apelación.

Comerciantes y empresarios hoteleros, entre ellos decenas de argentinos radicados en esta ciudad, fueron esta mañana a la plaza de Armação dos Buzios, en el centro de la villa turística, para protestar contra la medida.

El fallo indica que los restaurantes podrán trabajar sólo con delivery y no podrán funcionar los hoteles, justamente en la época de temporada alta que ocurre la semana entre Navidad y Año Nuevo.

La decisión judicial establece que no se podrá permanecer en las playas ni en espacios públicos, además de la prohibición de fiestas, bailes, shows, ferias o similares.

Los números de contagios en Buzios

Registró una suba repentina de casos desde que flexibilizó totalmente sus actividades: en siete días los positivos subieron de 744 a los actuales 968.

Desde el inicio de la pandemia murieron en Buzios 21 personas, mientras en todo el estado de Río de Janeiro los fallecidos suman 24.109.

Argentina:

Esta noticia marca un precedente a tener en cuenta a la hora de afrontar la temporada turística en nuestro país. Si no se respetan los protocolos una de las posibilidades es que haya un rebrote y se cancele el turismo.