El Renatre informó que lo tuvieron veinte años en un tambo sin posibilidad de acceder a educación y en condiciones inhumanas. Además, no sabía ni cuánto cobraba por su condición de analfabeto.

El Registro Nacional de Trabajadoires Rurales (Renatre) informó que rescató a un trabajador en situación de trata de personas que se encontraba prácticamente reducido a la esclavitud de des hace veinte años en la localidad de Rufino.

La operación de rescate realizada por la Delegación del Renatre Santa Fe Sur, junto la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) en un tambo de la localidad de Rufino, en el sur de la provincia, el pasado 11 de septiembre.

El Delegado del Renatre, Andrés Alasia, contó en Buen Día Suquía que el organismo le otorgará una prestación extraordinaria y se lo incluirá en el Programa de Alfabetización Rural de la Uatre porque no sabe leer ni escribir.

Alasia contó que “el trabajador tiene 32 años de edad” y había ingresado a trabajar allí a los 12 años. No estaba registrado ante la seguridad social, tenía una jornada de trabajo diaria que superaba el máximo de la actividad, no contaba con días de descanso ni vacaciones, y se le había hecho firmar un contrato, siendo que el trabajador es analfabeto, en el que, por ejemplo, se le descontaban gastos de energía, gastos bancarios y pérdida de animales, entre otros”.

“Este caso realmente duele, pero por suerte pudimos actuar sumamente rápido, con muchas dificultades por la pandemia, pero logramos que el dispositivo de rescate se produzca velozmente”, señaló Alasia.

Contó además que la víctima manifestó que sufría amenazas, no recibía atención médica ni se le permitía salir del campo. El empleador tampoco le proveía la ropa de trabajo, elementos de protección sanitarios ni acceso a agua potable. La víctima vivía dentro de la finca en una pequeña casa precaria sin revestimiento ni aislante térmico, tampoco poseía artefacto para refrigerar, en un lugar de difícil acceso y sin contar con las llaves del lugar para poder salir.

Alasia indicó que hizo la denuncia correspondiente al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, con aviso al Ministerio Público Fiscal de la Nación.

“Lamentablemente, seguimos detectando estos abusos tan dolorosos, pero nuestro objetivo es colaborar con la lucha contra la explotación laboral, el trabajo infantil y el trabajo precarizado”, indicó Alasia.