Cuatro emprendedores utilizan impresoras para hacer elementos que eviten el contagio.

José Ignacio Ferreyra, Lautaro Carranza, Gonzalo Páez  y Leonel Ceirano, son cuatro jóvenes de Villa Carlos Paz que pusieron manos a la obra para diseñar e imprimir mascarillas que evitan el contagio por coronavirus y las donarán al Hospital Municipal Gumersindo Sayago y otros hospitales del valle de Punilla que se vayan sumando a la iniciativa.

En una nota publicada por Carlos Paz Vivo!, José Ignació Ferreyra explicó que “las mascarillas cubren casi toda la cara hasta el pecho, y como están hechas de acetato, material impenetrable, son muy seguras,  más que los barbijos”, explicó el emprendedor de 28 años.

“Las mascarillas serán usadas para protección de médicos y de todo el personal sanitario que se encuentre trabajando para combatir la pandemia”, agregaron.

Según contó Ignacio, para confeccionar las mascarillas de bajo costo investigaron y obtuvieron los diseños homologados a nivel internacional, que fueron liberados (código abierto), para que otros pudieran crearlas a lo largo y a lo ancho del mundo.

Sumar recursos

“La iniciativa surgió porque somos un grupo de jóvenes que tiene impresoras 3D. En total son cinco las que están en funcionamiento ahora. Hicimos 50 mascarillas, y la idea es hacer las 150 restantes para completar las 200 que se necesitarían a nivel local. Nosotros haremos la donación a la ciudad”, informó Ignacio.

No obstante, para poder seguir fabricando, los chicos necesitan un material llamado PLA, ácido poliláctico que se utiliza en la impresión 3D en el proceso denominado modelado por deposición fundida (FDM), que en el mercado tiene un costo de $ 1000 el kilo.

“Nosotros pusimos todo el material que teníamos disponible en nuestros hogares, pero para continuar ahora necesitamos PLA, un filamento con el cual imprimimos las protecciones para que los doctores puedan hacer su trabajo sin contagiarse. Ya hemos recibido los acetatos, los acrílicos, pero solicitamos ese material”, detalló José Ignacio.

El gestor de esta acción solidaria, José Ignacio Ferreyra es Profesor de educación física y tiene un emprendimiento llamado Mifusionfit  a partir del cual crea piezas 3D para máquinas de resistencia inercial que se utiliza para rehabilitación, entrenamiento y prevención de lesiones. Dispositivos que funcionan independientemente de la gravedad, tecnología que ha sido comprobada por una numerosa cantidad de laboratorios independientes de la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio) de Estados Unidos, y cuya aplicación ha sido exitosamente extendida al campo del deporte.

Para colaborar con José Ignacio y el grupo de  jóvenes emprendedores en la confección de mascarillas, producto cuyo costo se encuentran entre los 500 y 600 pesos cada uno, es posible comunicarse al teléfono 3541690215 o a las redes sociales del emprendimiento en Facebook o vía Instagram @mifusionfit IG.

Incluso, el emprendedor también hizo la petición en redes sociales, a través de un video:

Posted by Nacho Ferreyra on Tuesday, March 24, 2020