El empleado forma parte de un grupo de 23 despidos que están en conflicto desde hace semanas.

Los trabajadores de la planta de Guerrero Motos en San Lorenzo, Santa Fe, volvieron a manifestarse frente a la empresa tras varios días de conflicto por el despido de 23 empleados. El momento más dramático de la jornada fue cuando un trabajador se roció con nafta y tuvo que ser detenido por sus compañeros cuando amenazaba con prenderse fuego.

Desde el Sindicato de Matalmecánicos (SMATA) informaron que los despidos comunicados el mes pasado, “están firmes”, aunque indicaron que son “ilegales”, aduciendo que no se cumplió con las condiciones que prevé el derecho laboral.

Desde primera hora estamos acá, frente a los portones de la fábrica, y acá nos quedaremos“, dijo Román Moyano, secretario general de Smata en declaraciones a los distintos medios de comunicación que se acercaron al lugar, cuando repentinamente uno de los trabajadores despedidos se arrodilló en el suelo y se roció con nafta, en un repentino ataque de locura. El trabajador, fue calmado por sus compañeros ante el estupor que la imagen generó en medio del acampe.