Foto: La Capital

Una familia cordobesa, oriunda de San Marcos Sierras, protagonizó un fuerte siniestro en el que no participaron otros vehículos mientras se trasladaba por la autopista Córdoba-Rosario. El hecho se produjo en la tarde de este jueves y, pese a que el automóvil dio al menos cuatro tumbos antes de frenar, no hubo que lamentar heridos de gravedad.


“Viajaba con mi compañera y mi hijo de 5 años, los llevaron al hospital pero están bien. Él quedó muy asustado porque el auto dio muchas vueltas”, relató a un medio rosarino uno de los ocupantes del automóvil que quedó dado vuelta sobre la zanja que separa una mano de la otra.

Con respecto a los motivos por los que se originó el siniestro, el hombre reveló que era su pareja la que conducía y “mordió un poco la banquina. “Ahí se fue el auto, no lo pudo dominar. Nos podríamos haber matado”, aseguró.

La familia se dirigía al norte de la provincia de Buenos Aires para visitar familiares. “Cinco minutos antes de que ocurriera, ella me dijo que había que estar muy atentos porque esta ruta es muy peligrosa. Por suerte siempre venimos sujetados”, remarcó el hombre.

Pese a que ninguno de los tres sufrió heridas de consideración, personal médico decidió trasladar a la mujer y el niño a un centro de atención para un mejor control.