La profesional informó al Ministerio de Salud de Santiago del Estero que la joven llevaba un período de gestación un mes y medio más avanzado que el real.

Una autoridad médica de la Unidad Primaria de Atención Sanitaria (UPA) Nº 3 de Villa Griselda, en la localidad santiagueña de La Banda, mintió respecto al tiempo de gestación que llevaba una niña de 12 años, que quedó embarazada producto de una violación, para que la joven no pudiera acceder a la interrupción legal del embarazo.

A pesar de que la práctica del aborto para estos casos está contemplada por la ley argentina desde 1921, el personal del centro de salud que atendió a la menor apeló a diversas estrategias de ocultamiento de información y mentiras para evitar la realización del procedimiento.

La niña, que trabaja como cartonera, cuenta en su historia clínica con tres casos anteriores de abuso sexual: uno cuando tenía 3 años, y luego en los años 2013 y 2017. Actualmente, la menor vive junto a su madre, la pareja de ella y sus dos hermanitos de 8 y 6 años en una habitación muy humilde que la familia alquila en las afueras de La Banda.

Debido a la manipulación de información perpetrado por el personal sanitario, el embarazo de la solicitante ya se encuentra en un estado muy avanzado y no queda otra alternativa que continuarlo.