La historia se volvió viral tras un posteo en Twitter.

La historia del día en Twitter se la lleva Eduardo, un hombre de 57 años que vende macetas de maderas hechas por sus propias manos en un tramo de la ruta a Pilar. Realizó un cartel casero de Mercado Pago para mostrar los métodos de pagos que acepta. 

Todo comenzó cuando un usuario de Twitter, al ver en el km 38,5 del Ramal Pilar de la Autopista Panamericana vio a un vendedor ambulante con su puesto de macetas y huertas con un cartel que llamó su atención y lo fotografió para subirlo a su cuenta. 

“Vendedor ambulante en Pilar con logo actualizado hecho a mano” redactó el usuario junto a la foto.  

Tanta fue la repercusión que tuvo su posteo que el mismo CEO de Mercado Libre, Marcos Galperín, lo citó y señaló el caso como un ejemplo de “democratización de los servicios financieros en el Gran Buenos Aires”.

Con la ayuda de los usuarios de la red social lograron identificar a Eduardo, quien relató su historia personal: “Hace diez años me quedé sin laburo. Teníamos con mi esposa una pizzería que no funcionó y la cerramos. Desde ese momento siempre hice changas, no soy jubilado ni cobro ningún plan”. 

“Pasó cualquier cantidad de gente para contarme lo del mensaje, hasta el patrullero vino a decirme. Yo no uso redes sociales, no soy ducho con internet ni con el celular, por eso tardé en poner Mercadopago, pero me enseñaron mis hijos y mis nueras y me animé a sumarlo”, contó Eduardo en una entrevista con el diario “Clarín”.

“Un día mi hijo Luis, que trabajaba en una fábrica y le daban maderas que ya no se utilizaban, me pide que lo lleve a buscar maderas para hacer una cucha para el perro. Fuimos con mi camioneta y cargamos toda la madera que entraba. Hicimos la cucha y con lo que me sobró empecé a hacer las macetas. No tengo para tirar manteca al techo, pero se sobrevive”, siguió contando Eduardo.

La idea de sumar esa forma de pago electrónico surgió porque muchos de sus clientes son de los countries de Pilar, que no acostumbran llevar efectivo y les pedían constantemente que sumaran otras formas de pago para poder comprarle más cómodamente.

Representantes de Mercado Pago visitaron su puesto y le regalaron un lector de tarjetas Point, con la promesa de traerle un nuevo cartel: “Ya había aprendido a usarlo con el celular, ahora con el lector que me dieron tengo que aprender todo de vuelta”.