El hotel Le Bijou de Zurich brinda un servicio especial para quienes pasen la cuarentena obligatoria en sus habitaciones. Incluye desde chequeos médicos hasta un test para saber si se encuentra infectado con COVID-19.

 

Muchos sectores económicos se vieron afectados por la llegada de la pandemia de coronavirus, por ejemplo la hotelería, que atraviesa uno de los momentos más críticos debido a las amplias prohibiciones de viajes, manteniendo a las personas dentro de sus hogares y frenando la circulación de gente para detener la propagación del virus. De este modo, a medida que los trabajadores limitan los viajes, y los turistas se quedan en casa, las aerolíneas, los hoteles y las compañías de cruceros se enfrentan a un oscuro panorama.

Un hotel de alta gama en Suiza, Le Bijou, decidió ofrecer un paquete para que sus huéspedes puedan atravesar la cuarentena obligatoria hospedados allí llamado servicio Covid-19, en donde ponen a disposición la posibilidad de realizarse un test de coronavirus en la habitación, la visita de un médico periódicamente, instalación para hacer home office y la posibilidad de llevar a sus huéspedes a Emergencias si lo necesitaran.

El hotel invita a los demás a vivir la experiencia completa del paquete COVID-19, con precios que van desde los 800 euros a los 2000 y se le permiten agregar servicios adicionales: 500 euros por el test de coronavirus, dos visitas diarias de enfermería por 1800 euros o un servicio de 24 horas por 4800. Se sirven comidas en la habitación elaboradas por los chefs habituales del hotel y las habitaciones se limpian por personal protegido adecuadamente. “Estamos abiertos 24/7 y somos el lugar más seguro para los albergar huéspedes”, expresan desde el hotel.

Otros países replicaron la iniciativa. En Sídney, Australia, un hotel ofrece la posibilidad de hospedarse 14 días en un aislamiento total, bajo el programa Home Away from home (un hogar lejos de casa en español), con la diferencia de que no tiene un test de coronavirus ni la visita de un médico periódicamente sino que el huésped se aísla completamente tanto de sus seres queridos como del mundo exterior y le proveen comida y los víveres que necesite. También en Bangkok, el hotel Thailand’s A-One garantiza el monitoreo constante de las personas y, si algún síntoma aparece, el hotel se encargará del traslado hacia la sala de emergencias.

En el caso de Argentina, el turismo y la hotelería es una de las actividades más afectadas por la crisis, a partir de todas las decisiones que se han tomado desde el Gobierno para frenar la circulación del virus. A partir de la norma del Ministerio de Turismo que establece que no pueden alojarse argentinos ni extranjeros en los hoteles entre el 16 y el 31 de marzo, las posibilidades de ofrecer servicios alternativos son nulas.