Hace 244 días que no abren sus puertas y tras el incremento de fiestas clandestinas ratificaron su habilitación.

Este lunes por la noche, trabajadores de salones de fiestas y eventos sociales protestaron de una manera muy original frente al Patio Olmos en reclamo para que se habilite la apertura del sector.

Los trabajadores llevan 244 días sin abrir sus puertas y mediante una simulación de un casamiento al aire libre ratificaron su reclamo. Ya se habían manifestado frente al Centro Cívico.

Se trata de unas las actividades más postergadas durante la pandemia de coronavirus y visibilizan nuevamente su problemática tras el incremento de fiestas clandestinas. 

“Son más de 60 rubros afectados por las restricciones. En Córdoba más de 30 mil trabajadores y sus familias dependen de que se autorice la actividad”, explicó Lorena Escalerandi, vocera de la Asociación de Dependientes de Eventos Privados Sociales y Afines (Adea) a varios medios locales.