Foto: Según la fiscalía, Pachelo confresó el crimen.

El principal imputado por el homicidio, se lo habría contado a otro preso con el que compartió celda.

La fiscalía del juicio por el homicidio de María Marta García Belsunce aseguró hoy ante el tribunal que un preso que compartió calabozo con el principal imputado, Nicolás Pachelo, y que el año pasado murió, le contó a uno de los fiscales del caso que el exvecino del country Carmel de Pilar le confesó que mató a la socióloga y le reveló dónde había descartado el arma homicida.

El dato fue aportado en la audiencia de hoy por el fiscal general adjunto de San Isidro, Patricio Ferrari, quien planteó la posibilidad de sea su colega de Pilar Andrés Quinata -uno de los que también participa del debate- quien pueda declarar ante el Tribunal Oral Criminal (TOC) 4 de San Isidro, ya que el supuesto testigo de la confesión murió el 21 de agosto del año pasado en la Unidad 9 de La Plata, del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

El planteo fue formulado esta mañana, cuando Ferrari tomó la palabra e hizo referencia a Marcelo Maradei, un hombre que compartió una celda con Pachelo en la División de Investigación Penal y Administrativa (DIPA) que posee la Prefectura Naval Argentina (PNA) en el barrio porteño de Retiro.

En ese momento Pachelo estaba preso por una serie de robos cometidos en Capital Federal en 2003, a raíz de los cuales fue condenado en 2005 en un juicio abreviado.

Según Ferrari, Maradei le contó en 2019 a Quintana, a cargo de la instrucción de la reinvestigación del caso García Belsunce tras la absolución de Carlos Carrascosa, que “Pachelo le dijo que había matado a María Marta y dónde había descartado el arma”, pero que el representante del Ministerio Público no pudo incluir el testimonio porque había cerrado el lapso probatorio.

Por tal motivo pidió incorporar ahora esa prueba mediante el testimonio del fiscal Quintana o buscar otros eventuales testigos de esa confesión entre los presos que hayan compartido el calabozo con Pachelo y Maradei en esa época.

Al escuchar al fiscal, una de las abogadas de Pachelo, la defensora Raquel Pérez Iglesias, se opuso al planteo de la fiscalía y la acusó de “ofrecer cosas a los testigos para que digan determinadas cosas”.

En ese sentido, denunció que uno de los hijos de su cliente le contó que los fiscales le propusieron a su madre, Inés Dávalos -la exesposa del acusado-, declarar en el juicio que su exmarido fue el autor del crimen a cambio de protección.

También denunció la abogada que a otra testigo le pidieron que declare que hubo “violencia de género en la relación entre Pachelo y Dávalos”.

“Me parece un disparate decir que la fiscalía persuade un testigo. Pone en riesgo nuestro nombre”, respondió el fiscal Ferrari.

Por su parte, los integrantes del TOC 4 difirieron la resolución del planteo para más adelante.

Para esta jornada está prevista la declaración de Irene Hurtig, la medio hermana de la socióloga y esposa del ya fallecido Guillermo Bártoli, otro de los familiares que fue condenado por encubrimiento en 2011, aunque después quedaron sobreseídos.

La testigo llegó acompañada por Horacio García Belsunce y de Carrascosa, quien por primera vez se acercó a los tribunales de San Isidro desde que se inició este tercer juicio.

El viudo, quien fue condenado por el crimen de su esposa y luego absuelto, no ingresó al edificio judicial, sino que permaneció sentado en un bar situado enfrente y no hizo declaraciones a la prensa.

Antes, declaró ante el tribunal Juan Ramón Gauvry Gordon, el médico de la primera ambulancia que llegó a Carmel para asistir a la víctima y que fue juzgado y condenado por encubrimiento en el segundo juicio de 2011, aunque luego fue absuelto por Casación.

En este tercer juicio por el crimen, la fiscalía apunta a demostrar que Pachelo (46) mató de seis balazos en la cabeza a María Marta cuando lo sorprendió robando en su casa el 27 de octubre de 2002, y con la colaboración de los exvigiladores Norberto Glennon (57) y José Ortiz (45), también imputados en este debate. (Télam)