Tras confirmarse que no se efectuará el cuarto pago del Ingreso Familiar de Emergencia, la Nación se plantea otras posibilidades para asistir a los grupos más vulnerables.

Tras confirmarse por el propio ministro de Economía Martín Guzmán que no habrá un cuarto pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) durante diciembre, desde distintos ministerios y organismos del Estado se están poniendo en marcha otras ayudas para los sectores más vulnerables que serán otorgadas en los últimos meses del año.

El funcionario sostuvo que, si bien “el IFE sirvió muchísimo, hoy hay que mantener ciertos equilibrios para también proteger a la actividad, proteger a la gente, a todo el país”. Sin embargo, dejó abierta una posibilidad de un nuevo pago en el caso de que se desate una nueva ola de contagios de coronavirus. “Nos guardamos cierto grado de flexibilidad por si la pandemia vuelve a pegar la vuelta como pasó en Europa”, indicó el ministro.

Ya descartado un cuarto pago del ingreso de $10.000 en lo que queda del año, una de las opciones que se analizan es el pago de un “bono” extra durante diciembre, que se otorgaría a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH). Pero la medida aún no fue confirmada por la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

Esta semana, desde el Ministerio de Desarrollo Social lanzaron varias medidas de ayuda para sectores más vulnerables que se implementarán en lo que queda del año. En primer lugar, se confirmó que se duplicará el monto de la Tarjeta Alimentar, que habitualmente es de $4.000 (para madres con un hijo menor de seis años) y $6.000 (para quienes tengan dos o más hijos). La tarjeta está habilitada para la compra de alimentos, que vienen incrementando su precio de forma más acelerada en los últimos meses del año.

Además, se realizará la entrega de 1,7 millones de cajas navideñas (cada una con productos para una familia de cuatro personas). Este beneficio estará destinado a las personas que ya reciben alimentos en distintos comedores y merenderos que, en general, también reciben la AUH.

Por otro lado, esta semana se presentó el programa Potenciar Inclusión Joven, también del ministerio de Desarrollo Social, que prevé un ingreso para jóvenes de entre 18 y 29 años en situación de vulnerabilidad. Comenzará con 100.000 personas, pero la idea es llegar al millón.

Los jóvenes que presenten proyectos podrán acceder a una beca durante 12 meses de cerca de $8.500 para acompañar procesos de reinserción laboral, educativa o proyectos comunitarios. El ministerio creó el plan a través de convenios con municipios, provincias e instituciones que trabajan en la temática.