Algunos tuvieron crecidas de hasta cinco metros. San Antonio, San José y Anisacate los más complicados.

Los diferentes cuarteles de Defensa Civil de las ciudades serranas alertaron a los vecinos por las fuertes crecidas que han sufrido los ríos cordobeses producto de las intensas lluvias con abundante caída de agua que ocurrieron en toda la provincia.


Según las fuentes oficiales los más complicados son el río San Antonio, que subió 5 metros, el Anisacate que alcanzó los 4,8 y el San José que llegó a los 4 metros de crecida.