Las autoridades refuerzan el sistema de salud para atender lo que esperan sea el mayor pico de contagios en la provincia.

Los casos de coronavirus no paran de crecer en Córdoba, y las autoridades esperan los números más críticos en las próximas semanas. En ese marco, el Gobierno provincial dispuso la incorporación de nuevas camas que se suman al sistema sanitario público para la atención de la pandemia.

En la ciudad Capital, se sumarán al Hospital Misericordia (44 camas: 10 UTI – 14 UCI – 20 Común con Oxígeno) y al Hospital Tránsito Cáceres de Allende (6 camas UCI).

En el interior, las incorporaciones serán en el Hospital Pasteur Villa María (29 camas: 13 UTI – 16 UCI), Hospital Regional San Antonio de Padua – Río IV (50 camas UCI), Hospital Ramón J. Cárcano Laboulaye (14 camas: 6 UTI – 8 UCI), Hospital Miguel Urrutia Unquillo (30 camas: 9 UTI – 21 UCI), Hospital San Vicente de Paul Villa del Rosario (12 camas UTI), Hospital Pedro Vella Corral de Bustos (8 camas UCI), Hospital Provincial Río Tercero Rio Tercero (24 camas: 4 UTI – 20 UCI), Hospital Santa María de Punilla (100 camas UCI) y Hospital Domingo Funes (26 camas UCI).

Además, se diagramó de forma escalonada con el sector privado de la salud priorizar la atención de la patología Covid-19 y de urgencias, oncología y traumatismos, pudiendo reprogramar todas aquellas cirugías que no pongan en peligro la salud del paciente. De esta forma se optimizarán los recursos sin dejar de lado la atención de las patologías prevalentes.

Asimismo, junto con las autoridades locales y de acuerdo a los resultados diagnósticos diarios, se analizan de forma permanente medidas que permitan la restricción de circulación de las personas y cortar la transmisión de la patología Covid-19.