Nueve policías de la provincia de Buenos Aires fueron detenidos acusados de asfixiar y matar a golpes en una comisaría de la localidad balnearia de San Clemente del Tuyú a un hombre al que habían aprehendido.

Todo comenzó el jueves a la madrugada cuando la víctima, identificada por la Justicia como Alejandro Martínez, fue aprehendida por provocar daños en el Gran Hotel Fontainebleau de dicha localidad.

Voceros judiciales informaron que a poco de arribar a la comisaría 3ra. de San Clemente del Tuyú. Martínez falleció, por lo que dieron aviso al fiscal Pablo Gamaleri, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 descentralizada de La Costa.

Gamaleri se presentó en la seccional y dispuso el traslado del cadáver a la morgue judicial de Lomas de Zamora por la mañana, donde horas después el informe preliminar de autopsia reveló que el hombre había fallecido como consecuencia de una “asfixia por sofocación” y que además sufrió numerosos golpes en distintas partes del cuerpo.

En tanto, del relevamiento de testigos los investigadores obtuvieron el testimonio de otro hombre detenido en la comisaría, quien refirió que la víctima había llegado a la seccional, un poco exaltada, y que en esas circunstancias los policías comenzaron a apretarlo contra el piso según palabras del testigo.

A raíz de las pruebas recolectadas, el fiscal dispuso la aprehensión de nueve policías bonaerenses con distintos grados de participación en el crimen de Martínez y once allanamientos, entre ellos de sus respectivos domicilios.

Fuentes judiciales informaron que dos o tres de los policías deberán responder como autores materiales del homicidio, mientras que los restantes en calidad de encubridores.

Gamaleri tenía previsto indagar en las próximas horas a los efectivos por el delito de “homicidio agravado por por ser cometido por un miembro integrante de la fuerza policial abusando de su función”.