El fuego ya arrasó con más de 13 estados de los países.

Miles de personas escapan de los incendios forestales que arrasan en Canadá, mientras en Estados Unidos los bomberos combaten llamaradas que, según expertos, crean sus propios rayos y se retroalimentan.

La provincia canadiense de Columbia Británica declaró el lunes pasado el estado de emergencia y ya fueron evacuadas más de 5.700 personas y más 32.000 se encuentran bajo alerta de evacuación.

Otras provincias vecinas se preparan para lo peor ya que las condiciones meteorológicas (viento y calor) no darán respiro a los 3.180 bomberos desplegados.

Las fuerzas armadas canadienses se están preparando para desplegar más de 500 soldados, para ayudar a enfrentar el gran frente de fuego que lleva una semana activo, dijo el vocero de la Defensa Nacional John Nethercott, según la agencia AFP.
En tanto, al sur de la frontera canadiense, en Estados Unidos, los bomberos combaten incendios tan grandes que generaban su “propio clima”, explicó a la AFP Marcus Kauffman, del servicio de gestión de bosques del Estado. Casi 80 grandes incendios devastan cientos de miles de hectáreas en California, Montana y Nevada.

Reuters

El más impresionante sigue siendo el Bootleg, en Oregón, que quemó en dos semanas el equivalente a la ciudad de Los Ángeles en vegetación y bosques.

Reuters

Los incendios que arrasaron 13 estados en el oeste de Estados Unidos y parte de Canadá estaban cubriendo con una densa capa de humo a la ciudad de Nueva York, por lo que los expertos sanitarios advirtieron que la calidad del aire en estas condiciones es dañina para la salud.