Claudio Fernández habló tras viralizarse una imagen de el y su hijo junto al cuerpo sin vida de Maradona.

Claudio Fernández y su hijo, ambos empleados de la funeraria que se encargó del servicio de Diego Maradona, se fotografiaron junto al cuerpo sin vida del exfutbolista y desde entonces empezó el calvario. Según sus declaraciones, ambos fueron despedidos por la firma Pinier y luego amenazados de muerte por cientos de personas vía redes sociales y por llamadas telefónicas. 

El funebrero habló con radio 10 y se justificó diciendo: “No fue sacada con mi teléfono esa foto, la sacaron con otro teléfono y no pensé que la iban a subir o viralizar”.

El tercer trabajador que posó para sacarse una selfie es Diego Molina y, si bien también sufre amenazas por el mismo hecho, en las últimas horas comenzaron a viralizarse falsas noticias de una venganza por parte de los amantes de Maradona.