La niña tenía tres años cuando fue violada y abandonada por su padrastro y su madre hasta la muerte.

Un hombre fue condenado este miércoles a 31 años y medio de prisión efectiva por los abusos sexuales y el abandono que le provocó la muerte a Sofía Neira cuando tenía tres años, en febrero de 2019, en la localidad rionegrina de Lamarque, informaron fuentes judiciales.

Un tribunal de Río Negro halló culpable a Marcos Nicolás González por los delitos de “lesiones leves calificadas por violencia de género, reiteradas en un número indeterminado de veces; abuso sexual gravemente ultrajante, reiterado, doblemente calificado por el vínculo y por la convivencia preexistente, en una sentencia emitida por Zoom.

Los cargos incluyeron también “corrupción de menores agravada por la edad de la víctima y por ser el autor persona conviviente y guardador; desobediencia a una orden judicial y abandono de persona seguida de muerte.

Gonzalez es la expareja de la madre de la víctima, Janet Neira, quien también fue condenada en junio pasado a 24 años y siete meses de prisión por “conocimiento sin oposición” y por “prestar colaboración” en los hechos que provocaron la muerte de Sofía.

De acuerdo a la investigación judicial, el 1 de febrero de 2019 la niña fue ingresada a la guardia del hospital de Lamarque y, por la gravedad de su estado físico, la derivaron a un sanatorio de General Roca, donde falleció tres días después.