Más de una decena de estudiantes aseguran haber sido víctimas del menor.

Informe Alejandro Pozo.

Estudiantes y familias del Instituto Domingo Zipoli reclaman por la reincorporación a clases presenciales de un alumno que fue denunciado por varias compañeras, acusado de haber abusado de ellas. En un oportunidad, habría habido acceso carnal.

Luego de que se realizaron las denuncias, el adolescente continuó con sus clases de manera virtual. Hasta que la semana pasada llegó la noticia al Centro de Estudiantes de su reincorporación a la modalidad presencial.

Ayer se convocaron familias y alumnos en la explanada para juntar firmas para evitar el regreso del chico. Actualmente, hay una intervención de la Justicia a raíz de las denuncias, de las que se desprenden ordenes de restricción recíprocas.

Desde la dirección del establecimiento aseguran que están evaluando las posibilidades para acatar con la consigna judicial y para que a ningún estudiante se le vulnere el derecho a la educación.

Una de las opciones para garantizar ese derecho y que la escuela siga siendo un entorno seguro es la alternancia de turnos para que los estudiantes involucrados no se crucen.

En otros casos, una resolución sería el pase del estudiante a otro colegio. En este panorama, no se considera posible dado que el Zipoli es la única institución que combina la escolaridad común y la escolaridad musical.

Pusimos una caja para que puedan desahogarse los alumnos y alumnas respecto de los casos de abuso. Ahí fue cuando recopilamos otras 15 exposiciones contra este chico. Después de eso saltaron cuatro denuncias, dos con orden de restricción y uno con acceso carnal“, explicó una alumna a Lalo Freyre en la Súper Mañana de la Suquía.