La insólita tapia, de 76 metros de largo, no puede ser retirada porque la construyó en su propio terreno. Los demás vecinos se quejan por el olor y las moscas.

Una extensa disputa que mantienen dos vecinos de un pueblo de Estados Unidos tiene un capítulo increíble: uno de ellos le hizo una tapia de bosta de vaca de 76 metros de largo y una considerable altura.

El vecino Wayne Lambarth, de un pequeño pueblo de Michigan fue el que denunció la maloliente tapia que le hizo quien comparte la medianera, pero la policía no puede hacer nada, según informó RT, porque la mole de excrementos se encuentra del lado de quien la depositó allí y, por las reglas de ese Estado, no la pueden retirar ni emplazar.

Lo cierto es que los demás vecinos se quejan del olor que produce la insólita  tapia y de las moscas que junta.