En enero la canasta básica total había aumentado 3,3%. Una familia de 5 necesitó contar con un ingreso mensual de $78.624 para no caer bajo la línea de la pobreza.

El costo de la canasta básica alimentaria subió 9% durante el mes de febrero, por lo que una familia tipo integrada por dos adultos y dos menores, necesitó percibir ingresos por $37.413 para adquirir la cantidad mínima de alimentos y no caer en la indigencia, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Por su parte, la canasta básica total (CBT) aumentó 6,6% durante febrero, por lo cual esa misma familia tipo requirió percibir ingresos por $83.807 para no caer debajo de la línea de la pobreza.

De esta forma, en el primer bimestre del año la canasta básica alimentaria acumula un incremento de 13,5%; mientras que la canasta básica total marca una suba de 10,1% en el mismo período.

En ese marco, una familia de cinco integrantes necesitó en el segundo mes de 2022 unos $39.351 para no caer en la indigencia, al tiempo que requirió unos $88.147 para no caer en la pobreza. Se trata en este caso de un hogar compuesto por un varón y una mujer, ambos de 30 años, y tres hijos de 5, 3 y 1 año.

En enero la canasta básica total había aumentado 3,3% y de esa forma una familia integrada por dos adultos y dos chicos necesitó contar con un ingreso mensual de $78.624 para no caer bajo la línea de la pobreza. En tanto, la canasta alimentaria (CBA) había registrado un incremento de 4,2% en el primer mes del año de forma desestacionalizada.