El joven había sido escoltado por la policía hasta el domicilio pero escapó luego para "cumplir la cuarentena" en otra localidad.

Agencia Telam

Según informaron fuentes policiales y judiciales, el joven de 27 años que ayer fue demorado en la autopista Panamericana a bordo de una camioneta y con una tabla de surf en el techo al regresar de Brasil, fue detenido en la localidad balnearia de Ostende cuando se descubrió que había incumplido el aislamiento obligatorio en su casa del barrio porteño de Flores.

Tras conocerse la detención, esta tarde durante una entrevista televisiva el presidente de la Nación Alberto Fernández calificó al joven surfer como un “idiota”, y aseguró que “esos personajes van a tener que explicarle mucho a la sociedad argentina la desaprensión para con el otro”.

El joven fue identificado como Federico Llamas (27), quien fue detenido cerca de las 14 en una casa de la calle Romero al 400, de Ostende, donde ahora deberá cumplir la cuarentena y será custodiado por personal de la policía de la provincia.

Llamas fue descubierto en esa vivienda, luego de que se determinara que había escapado de la casa del barrio porteño de Flores, hasta donde había sido custodiado por fuerzas de seguridad tras permanecer varias horas demorado en un control vehicular en la Panamericana cuando regresaba de sus vacaciones en Brasil.

Tras verificar que no estaba en su domicilio, el juez federal de San Isidro, Lino Mirabelli, ordenó su captura y dispuso una serie de allanamientos, entre ellos la casa de su padre, en Canning, donde no fue encontrado.

Finalmente, comenzaron a viralizarse imágenes filmadas con teléfonos celulares de vecinos de Ostende, que mostraban que el surfer se hallaba en una vivienda, aparentemente perteneciente a su madre.

Por eso, el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, con jurisdicción en Ostende, ordenó que el joven quedara detenido en la mencionada propiedad para cumplir con la cuarentena obligatoria de catorce días, para lo cual dispuso la presencia de una consigna policial en la puerta de la casa por el mencionado período.

Minutos antes de ser detenido, el surfer aseguró al medio Pinamar24 desde el terreno de la propiedad que había declarado que “la cuarentena la iba a hacer” allí, que es “tristísimo” lo que le hacen y que todo es “mediático”.

En ese sentido, el abogado Roberto Herrera, que representa legalmente al joven desde esta mañana, aseguró que su defendido, al ingresar al país en la ciudad correntina de Paso de los Libres, a donde llegó proveniente de Brasil, registró el domicilio de Ostende como el lugar donde pasaría la cuarentena obligatoria, ya que no quería estar con “sus padres”, para “no poner en riesgo su salud”, ya que “son personas mayores”.

Sobre el joven pesaba un pedido de captura ordenado este mediodía por el juez federal Mirabelli por infracción de los artículos 205 y 239 del Código Penal, es decir, por incumplimiento de normas tendientes a evitar la propagación de epidemias y por desobediencia.

Es que ayer, luego del procedimiento en la autopista Panamericana, en el cruce con la calle Paraná, que quedó filmado por todos los canales de televisión, el joven aportó como su domicilio el que figuraba en su DNI, en Flores, en el pasaje Fabre al 1100.

Durante ese control, el joven protagonizó un cruce de palabras con los periodistas que realizaban la cobertura de los controles de las fuerzas de seguridad porque supuestamente lo podían contagiar de coronavirus.

Alejate, alejate, no se me acerque mucho, usted no tendría que estar acá, tendría que estar en su casa“, le recomendó el joven, quien estaba incumpliendo la cuarentena obligatoria, a una movilera de un canal de televisión, cuyo trabajo es considerado por el decreto presidencial como “exceptuado” por tratarse de una labor “esencial”.

Según el abogado Herrera, el surfer presentó la declaración jurada que establecía debía ir hacia Ostende, ya que no vivía hacía años en la casa de Flores y ni siquiera tenía “las llaves para entrar”.

Sin embargo, hasta allí fue escoltado por motociclistas y un patrullero de la Prefectura Naval Argentina (PNA) y se le ordenó que debía guardar cuarentena por haber llegado de un país de riesgo.

Anoche, por redes sociales, se difundió un video que se viralizó en el que se observaba que ni bien los móviles de PNA se retiraron de la puerta de su casa, el joven se retiró con su camioneta del lugar.