El ministro de Justicia pidió la renuncia inmediata de José Piñero, titular de la Secretaría.

Una grave denuncia sacudió a la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) en Córdoba. Se trata de una niña discapacitada que llegó al Hospital Pediátrico descompensada, como desvanecida, con marcas de algunos golpes en el cuerpo. En un primer momento los médicos pensaron que se trataba de una supuesta sobremedicación, pero luego detectaron otras marcas y golpes más extraños, por lo que decidieron realizar una revisión más profunda. Fue entonces que descubrieron que la pequeña era víctima de abusos sexuales recientes, según denunciaron en la Justicia provincial.

La víctima hace ya un tiempo que está alojada en la residencia Eva Perón, uno de los centros que tiene la institución dependiente del Ministerio de Justicia, para alojar a los menores de edad que por alguna causa han tenido que ser separados de sus familias.

Ante esta situación, según confirmaron fuentes oficiales a La Voz, se abrió una causa penal en la fiscalía del primer turno de Delitos contra la Integridad Sexual, que lidera Alicia Chirino, y las sospechas recayeron sobre adultos que trabajan en la residencia.

¿Hubo encubrimiento?

La Voz tuvo acceso a reportes internos de la institución, en los que a comienzo de esta semana se advertía sobre estas violaciones, incluso con nombres propios. Según reza esta documentación no oficial, las autoridades del Eva Perón estaban al tanto de lo sucedido pero nadie denunció nada.

Esta situación generó mucho malestar dentro del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a cargo de Julián López, quien pidió la renuncia inmediata de José Piñero, titular de la Senaf, e instruyó la correspondiente investigación administrativa a fin de determinar responsabilidades.