La Policía será la encargada de monitorear las imágenes, dar aviso a los móviles policiales para que realicen controles y resguardar las grabaciones para enviarlas a la Justicia.

El ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, informó este jueves que la Policía de Córdoba sumará el monitoreo de las cámaras de seguridad para el control del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el Gobierno nacional para frenar la propagación del coronavirus en el país.

El centro de monitoreo que funciona en la Jefatura de Policía recibe imágenes de 1.100 cámaras desplegadas en distintos puntos de la ciudad de Córdoba. Ante una sospechosa, alertará a los móviles policiales para que se dirijan al lugar, mientras que las imágenes serán preservadas para una eventual acción de la Justicia.

Mosquera indicó este jueves que la medida busca establecer “un cerco tecnológico para desalentar el ingreso a la ciudad de toda persona que no esté autorizada a hacerlo”.

“La videovigilancia nos sirve para despachar móviles en tiempo real y, al mismo tiempo, tenemos móviles con cámara circulando en toda la ciudad”, puntualizó el Ministro. Además, informó que “las imágenes que se capten serán resguardadas y puestas a disposición de los fiscales para que, a posteriori, a través de la identificación de los números de las patentes puedan accionar legalmente respecto de las infracciones al código penal que estas conductas signifiquen”.