La Cámara Contencioso Administrativa de 1° Nominación consideró que "sin salud, no hay educación posible".

La Justicia de Córdoba rechazó una acción de amparo presentada por un grupo de padres en contra del decreto provincial que prohíbe el dictado de clases presenciales en las escuelas de las poblaciones con más de 30.000 habitantes, medida que rige desde el 19 de junio y hasta el 2 de julio, como consecuencia de la situación epidemiológica y sanitaria por la pandemia de coronavirus.

Se dio en el marco de una causa en la que piden, además, que se declare la “inconstitucionalidad y la nulidad” del Decreto provincial 599/2021, emitido el 18 de junio último, por considerarlo “ilegítimo y arbitrario”.

El argumento que habían esgrimido en la presentación es que la medida “restringe de manera irrazonable, el derecho constitucional a la educación, y produce daños irreparables en el desarrollo emocional y evolutivo de los niños y adolescentes.

En una resolución dada a conocer hoy, la Cámara Contencioso Administrativa de 1° Nominación de la ciudad de Córdoba rechazó in límine la acción de amparo, al entender que, si bien la salud y la educación “tienen tutela constitucional”, ambos van de la mano porque, “sin salud, no hay educación posible.

En ese sentido, el tribunal aclaró que el rechazo al reclamo de los padres para que sus hijos accedan a las clases presenciales “no significa de ningún modo menoscabar la importancia de la educación, o desconocer el impacto negativo que la educación no presencial ha significado para los niños y jóvenes de nuestra provincia”.

No obstante, plantean los camaristas en su fallo, “también conocemos los estragos que en la salud de la población está provocando esta pandemia porque los sufrimos en carne propia”.

En esa línea de razonamiento, al rechazar por inadmisible el recurso de amparo, consideraron que los fundamentos del planteo “no alcanzan para desvirtuar el hecho que estamos sufriendo el pico de la segunda ola de la pandemia, y que no sabemos cuánto durará, cuál será su gravedad o cuál será su impacto sobre el sistema sanitario.

El jueves de la semana pasada, el Gobierno provincial anunció nuevas medidas sanitarias que regirán entre el 19 de junio y el 2 de julio, entre ellas el regreso al dictado presenciales de las clases sólo para las localidades con menos de 30 mil habitantes, que son algo más de 370 poblaciones del total de 427 que tiene Córdoba.

Las clases presenciales se habían suspendido entre el 7 y 18 de junio debido a los elevados registros de casos positivos de Covid-19 y por el incremento de ocupación de camas críticas de las Unidades de Terapias Intensivas (UTI) destinadas al tratamiento de coronavirus, que había alcanzado cerca del 88%.