Las sospecha de “auto-robo” eran cada vez más fuertes. Descubrieron al farsante a través de un video publicado.

El “taxista desaparecido” en la ciudad de Villa María, fue localizado este martes por la policía y descubrieron que todo era una farsa.

Pablo Antonio Rivero, nombre que mantenía en la localidad cordobesa, se encontraba desaparecido hacia una semana. Su jefe, el dueño del vehículo, radicó una denuncia luego de que el sujeto no volviera de un viaje a Buenos Aires.

El hombre no se llamaba así, no estaba desaparecido ni trabajaba como taxista. Viajó por sus propios medios, con el auto del trabajo, hasta la provincia de San Juan donde vende “muñecos de terror”.

Los investigadores del caso lograron localizarlo tras un video publicado por el medio Tiempo de San Juan. En las imágenes, se ve al desaparecido contando que es artesano, que vende muñecos de terror y que se encuentra en la provincia “de vacaciones con su esposa”


La denuncia de desaparición fue hecha por el jefe de Rivero, ya que el taxista se llevó el vehículo de la empresa. El caso quedó en manos del fiscal de Instrucción del Tercer Turno de los tribunales de Villa María, René Bosio, quien comenzó con las investigaciones.

Las últimas comunicaciones entre Pablo y su jefe hablaban de una goma pinchada en el camino y de otro viaje surgido hacia Córdoba, cuando retornaba de Buenos Aires a Villa María. Después, nada más se supo.

Con el paso de los días, las sospechas por “auto-robo” eran cada vez más fuertes. Como parte de la investigación se intentó ubicar la señal del celular, que indicaban que el hombre había cambiado el chip y recorrió diferentes localidades como Alta Gracia y Carlos Paz.

En el marco de esas tareas fue que se encontraron con este video que resolvía el misterio: el desaparecido se había ido por sus propios medios, con un vehículo que no era de él.

Ahora, el fiscal Bosio trabaja en el pedido de extradición de San Juan a Villa María. Está imputado, en este caso, como supuesto autor del delito de estafa.