Será el turno de Juan Blas, hermano de Valentino, y otros parientes.

Juan Blas (21), hermano de Valentino Blas Correas (17), el adolescente asesinado de un balazo policial en agosto de 2020 en Córdoba, continuará hoy declarando en el juicio por jurados que se le sigue a 13 efectivos por el crimen, informaron fuentes judiciales.

La 8va. audiencia fue convocada para las 9, en la sede de Tribunales de la ciudad de Córdoba, donde además fueron citados a declarar otros familiares, entre ellos los abuelos maternos del adolescente asesinado.

Entre hoy y mañana también podrían declarar Jorge Román Bazán y Leandro Ezequiel Maldonado, los dos muchachos que se movilizaban en una motocicleta y que, según lo que consta en la causa, habrían tenido un altercado de tránsito con Blas y sus cuatro amigos cuando se movilizaban en un Fiat Argo blanco.

A esos testigos seguirán familiares del resto de los chicos que sobrevivieron al ataque policial: Juan Cruz Camerano Echavarría (21), Cristóbal Bocco Cámara (19), Camila Toci (19) y Mateo Natali (19)

Todos ellos son considerados en este juicio víctimas de “tentativa de homicidio calificado”, ya que también fueron blanco de los disparos policiales.

Ayer concluyeron las declaraciones que todos ellos brindaron ante el jurado popular y el tribunal técnico.

Camerano Echavarría, quien conducía el auto baleado, aseguró que “los policías dejaron” que el adolescente “se muera”, ya que, “cuando todavía respiraba, nada hicieron por salvarle la vida”.

“A Blas lo tenía en mis brazos. Me miraba y pedía ayuda. Nunca voy a olvidar esa mirada”, relató el muchacho.

El hecho ocurrió la madrugada del 6 de agosto del 2020, cuando Blas Correas se hallaba en el Fiat Argo junto a sus cuatro amigos y, cuando circulaban por el barrio Colinas, en el sur de la capital cordobesa, evadieron un control policial porque el conductor se asustó al ver que uno de los policías había desenfundado un arma.

Dos efectivos dispararon contra el rodado y uno de los proyectiles impactó en la espalda de Blas, quien murió.

Por el homicidio se encuentran acusados el cabo 1° Lucas Damián Gómez (37) que, según la fiscalía, efectuó cuatro disparos con su arma reglamentaria, y el cabo 1° Javier Catriel Alarcón (33), quien disparó en dos oportunidades.

Ambos llegaron al juicio como “coautores de homicidio calificado por haber sido cometido en abuso de su función y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego, homicidio calificado por abuso de su función en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos- y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos”.

En tanto, los restantes acusados, todos policías, son Sergio Alejandro González, Wanda Micaela Esquivel, Yamila Florencia Martínez, Walter Eduardo Soria, Enzo Gustavo Quiroga, Jorge Ariel Galleguillo, Leonardo Alejandro Martínez, Rodrigo Emanuel Toloza, Ezequiel Agustín Vélez, Leandro Alexis Quevedo y Juan Antonio Gatica.

Los cargos que enfrentan son de ‘falso testimonio, encubrimiento por favorecimiento personal agravado por la calidad funcional y omisión de deberes de funcionario público’, ya que se les imputa, entre otras cosas, haber “plantado” un arma para simular un enfrentamiento con los chicos.