Así lo determinó la autopsia de la mochilera que había desaparecido en Capilla del Monte.

Agencia Télam.

Cecilia Basaldúa, la mochilera que el sábado pasado fue encontrada asesinada tras permanecer desaparecida desde el 5 de abril último cerca de la localidad cordobesa de Capilla del Monte, sufrió una muerte violenta, presumiblemente por estrangulamiento, según los primeros resultados de la autopsia.

Fuentes judiciales informaron este lunes que la fiscal de Feria de Cosquín, Jorgelina Gómez, comunicó que la “causa eficiente no se puede determinar todavía, pero se presume que se trataría de asfixia por estrangulamiento.

Los médicos forenses también detectaron que el cuerpo presentaba “heridas defensivas en distintas partes, cuya naturaleza y extensión deben ser complementadas con estudios anatomopatológicos y químicos, entre otros”, precisó el informe del Ministerio Público Fiscal (MPF) cordobés.

Si bien la data de muerte tampoco se pudo precisar, se estima que el crimen fue cometido “más de siete días” antes del hallazgo del cadáver. En ese sentido, se llevarán a cabo estudios entomológico, que analizan la fauna cadavérica para establecer con exactitud cuándo murió.

En cuanto a la identidad de la víctima, las fuentes explicaron que, como es de rigor, se dispusieron estudios de ADN para certificarla, aunque por las características del hallazgo y los objetos personales encontrados, todo indica que se trata de Basaldúa.

De acuerdo a los voceros, el perfil genético del cuerpo será cotejado con el de los padres de la mochilera, quienes desde el viernes pasado se encuentran en Capilla del Monte.

Dijeron que era mi hija, que se encontraba en un cañadón, en un lugar muy inaccesible. Yo me ofrecí para ir al lugar y a la noche me confirmó la fiscal“, indicó el padre de la víctima.

No tenemos ninguna hipótesis de lo que pudo haber ocurrido, y tampoco pretendemos entorpecer la línea de investigación. Hemos manifestado predisposición a colaborar para que lleguemos al esclarecimiento y se haga justicia”, sostuvo Guillermo, el hermano de la mochilera.

Basaldúa (35) fue vista por última vez el 5 de abril último en la localidad cordobesa de Capilla del Monte, en el Valle de Punilla, cuando pasó por una casa para pedir agua. La mujer, oriunda de Buenos Aires y que viajaba como mochilera, también había sido vista en la zona denominada Tres Puentes de esa localidad, distante unos 110 kilómetros de la capital de Córdoba.

Algunas pertenencias de Cecilia se hallaron en la casa del hombre en la que se alojaba y otras en la zona de Tres Puentes, aunque todavía sigue sin aparecer una riñonera con los documentos de la víctima.

Durante la última semana, la fiscalía de Cosquín había ordenado ampliar el radio de trabajo con más rastrillajes en seis comunidades de la vecina localidad de Charbonier.

También se hicieron relevamientos a través de la Dirección Nacional de Migraciones y la Comisión Nacional de Regulación de Transporte para averiguar si la mujer había viajado.

Además, se allanaron de manera simultánea en dos inmuebles donde Basaldúa podría haber estado, pero tampoco se encontraron indicios; ni fue detectada en ningún control preventivo por el aislamiento obligatorio en el marco de la pandemia por coronavirus.

Finalmente, el sábado a la tarde, el cadáver semidesnudo de la mochilera fue hallado en una zona de basural de Capilla del Monte. Y si bien la fiscal Gómez fue quien inició la instrucción de la causa, la misma pasó hoy a manos de su colega Paula Kelm, al tiempo que el expediente se encuentra sin imputados y bajo secreto de sumario.