El religioso hace 22 años que está al frente de la institución.

Informe Alejandro Pozo.

Monseñor Carlos Ñáñez dio la primicia el pasado jueves a la Super Mañana de la Suquía de que en agosto del 2021 presentará su renuncia como cabeza del Arzobispado de Córdoba, tras más de 22 años de servicio en ese cargo.

Según informó el religioso, la normativa eclesial del código de derecho canónico 401 establece que, al cumplir 75, los obispos deben presentar su renuncia al oficio pastoral y es el Papa quien decidirá su continuidad.

Ñáñez fue ordenado sacerdote el 17 de julio de 1971 y elegido obispo titular de Lete y auxiliar de Córdoba el 12 de diciembre de 1990. Recibió la ordenación episcopal el 24 de enero de 1991.

Cuatro años después, fue promovido a arzobispo coadjutor de Tucumán y más tarde fue trasladado a la arquidiócesis de Córdoba el 17 de noviembre de 1998, asumiendo el cargo el 12 de marzo de 1999.

Realizó sus estudios primarios en el colegio Sarmiento de la ciudad de Córdoba y los secundarios en el Liceo Militar General Paz. Cursó sus estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de Córdoba y en la Universidad Gregoriana de Roma, en donde obtuvo la Licencia en Teología. Fue ordenado sacerdote en la Parroquia Santísimo Sacramento y San Pío X de la ciudad de Córdoba el 17 de julio de 1971, por el entonces Cardenal Raúl Francisco Primatesta. Fue capellán auxiliar del Liceo Militar General Paz y luego capellán del Colegio Nuestra Señora del Huerto de Córdoba.