Un estudiante de 17 años fue asesinado este miércoles por la mañana de una puñalada en el pecho en un presunto intento de robo cuando se dirigía a la escuela a bordo de su bicicleta en la localidad bonaerense de Ezpeleta, partido de Quilmes.

El episodio ocurrió esta mañana cerca de las 7.50 cuando el estudiante, identificado como Lucas Iván Cancino (17), salía de su casa ubicada para dirigirse a la escuela y fue abordado aparentemente por al menos dos delincuentes.

La principal hipótesis del hecho es que Cancino fue atacado de una puñalada a la altura del tórax cuando quisieron robarle sus pertenencias, entre ellas la bicicleta, aunque luego los investigadores determinaron que no alcanzaron a sacarle nada.

De acuerdo a los primeros datos obtenidos en la escena del crimen, el estudiante sufrió una herida mortal en el tórax, pese a la cual alcanzó a regresar hasta la puerta de su casa, donde finalmente se desvaneció y falleció.

El joven alcanzó a llegar a la vivienda con la bicicleta, que no se la llegaron a robar y quedó tirada en la puerta del domicilio donde, según contaron vecinos, la víctima vivía con su madre, que en ese momento no estaba, y su abuela.

En tanto, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, confirmó esta tarde la detención de tres sospechosos, aunque fuentes judiciales aclararon a Télam que por el momento la fiscal del caso, Karina Gallo, acusó a dos de ellos como presuntos coautores del crimen y que continuará investigando si el tercero tuvo algún grado de participación.

Fuentes de la investigación aseguraron a Télam que los dos jóvenes que se cree participaron del hecho son Rodrigo Rivas (19), de quien se sospecha que fue el autor material, y Juan Cruz Nazareno Mejías (20), su cómplice. El tercer sospechoso es un joven que se hallaba con Rivas al momento de su detención y, por el momento, no se encuentra vinculado a la causa de manera directa.

El cuerpo de la víctima permaneció unas horas frente a su vivienda para el trabajo pericial de la Policía Científica, que luego de relevar la escena, lo trasladó a la morgue de Ezpeleta para la autopsia.

Dado que una testigo aseguró haber visto al asesino descartar un arma blanca en su huida, los peritos realizaron una búsqueda en la zona hasta que en unos pastizales hallaron un cuchillo con manchas de sangre.

El hecho quedó caratulado como “homicidio en ocasión de robo” y en las próximas horas la fiscal indagará a los detenidos de entre 19 y 20 años por ese delito.

Tras el crimen, unas veinte personas, en su mayoría mujeres del barrio, que se acercaron a la seccional para exigir “seguridad”, insultaron a los sospechosos que fueron trasladados con sus rostros cubiertos a la fiscalía.

En tanto, esta noche, un grupo de vecinos se concentró en el cruce de las calles Mitre y Juan Varela, en proximidades del colegio al que asistía la víctima, para reclamar “Justicia” y el rápido esclarecimiento del crimen del estudiante.