La Unidad Fiscal especializada en eventos masivos realizó esta noche un allanamiento en el estadio Monumental de River Plate, a raíz de los desmanes ocurridos anoche antes del partido con Racing Club, en el que el equipo de Núñez se coronó campeón de la Liga Profesional de Fútbol.

El allanamiento fue encargado por la fiscal Celsa Ramírez en el marco de una investigación por presunta omisión de recaudos de seguridad en el ingreso de los hinchas al estadio.

En efecto, el acceso al Monumental fue por momentos caótico y los hinchas terminaron desbordando la zona de molinetes, lo que derivó en algunos incidentes con la policía.

Cuando el comienzo del encuentro era inminente, alrededor de las 21:30, se produjo una disparada de hinchas que se lanzaron contra el último control de acceso al estadio, lo que provocó forcejeos, discusiones y corridas.

Justo a las 21:30, se decidió la liberación de los molinetes y los aficionados saltaron sobre ellos o pasaron por debajo, todos corriendo después a gran velocidad ya procurando ocupar sus lugares dentro de las graderías del Monumental.

Sin embargo, muchos otros simpatizantes “millonarios” denunciaron, a través de sus redes sociales, que no pudieron ingresar al estadio, aun con su entrada en mano, retirándose anticipadamente a sus domicilios, con el propósito de no verse involucrados en desmanes más graves.