Ocurrió en su propia casa mientras se encontraba en el comedor.

En medio de un salvaje ataque, un abuelo de 97 años terminó gravemente hererido tras un feroz paliza de tres delincuentes que ingresaron a su casa para asaltarlo. Ocurrió en Neuquén.

Según relatan las fuentes policiales, el violento episodio sucedió el pasado viernes en el propio domicilio del hombre mayor quien es muy querido por sus vecinos. 

Tras forzar el portón de entrada, los delincuentes abordaron al abuelo mientras se encontraba comiendo. De este modo, le pidieron que entregara el dinero de su jubilación, además de pegarle salvajemente.

Producto de los golpes, el abuelo terminó con fracturas en la mandíbula y la nariza, además de numerosos hematomas en la cabeza siendo que uno de sus ojos sufrió una greve lesión.

La víctima fue encontrado por uno de sus nietas quien minutos antes había salido de compras. Tras el llamado a la ambulancia fue trasladado de urgencia al nosocomio local donde se encuentra en estado delicado de salud.