La Sociedad Argentina de Reumatología (SAR) y la Sociedad Argentina de Psoriasis (SOARPSO) junto a la Asociación para el Enfermo de Psoriasis y Artritis Psoriásica (AEPSO), llevarán a cabo una campaña de detección gratuita de enfermedad psoriásica con el objetivo de concientizar, prevenir y mejorar el diagnóstico temprano de esta enfermedad. A su vez, la SAR también estará llevando a cabo una campaña de detección gratuita de espondiloartritis axial.

Hasta el domingo próximo, quienes identifiquen síntomas de estas enfermedades, podrán solicitar un turno gratuito con especialistas en dermatología y reumatología de diversos puntos del país llamando al 0800 222 3776 de lunes a viernes, de 9 a 16, o a través de la web: www.pedirturno.com.ar La atención efectiva será del 27 de junio al 8 de julio.

En la provincia de Córdoba, la atención con turno previo obtenido mediante el 0800 será en:

  • Hospital Córdoba
  • Hospital del Noreste Elpidio Torres
  • Hospital Privado Universitario de Córdoba (Sucursal Patio Olmos)
  • Hospital Pediátrico (Ex- Casa cuna)
  • Servicio de Dermatología (2do. piso) – Centro de salud Municipal Río Cuarto

Enfermedad psoriásica

La enfermedad psoriásica es una dolencia crónica no contagiosa del sistema inmunológico que puede afectar no sólo a la piel (psoriasis) sino también a las articulaciones (artritis psoriásica). Cuando esto sucede a nivel de la piel, la enfermedad genera lesiones de distinta gravedad y aspecto. Son habituales síntomas como picazón, descamación o dolor,manifestándose en forma de placas de piel enrojecida, cubiertas de escamas blanquecinas.  Sin embargo, algunos de los pacientes con psoriasis pueden desarrollar otros síntomas asociados a la artritis psoriásica como hinchazón, dolor articular y dificultad en el movimiento. Se estima que 3 de cada 10 personas con psoriasis también podrían desarrollar inflamación y dolor en las articulaciones, afección que tiene que ser tratada por reumatólogos.

Psoriasis y artritis psoriásica son dos manifestaciones de la enfermedad psoriásica y los síntomas pueden diferir de una persona a otra, de allí la importancia de detectar la enfermedad a tiempo y llevar a cabo un diagnóstico que disminuya la descamación y el dolor en el caso de la psoriasis, y la inflamación y el dolor articular en la artritis psoriásica.

“En la psoriasis, el dolor y la picazón que producen las lesiones cutáneas son dos de los principales síntomas más persistentes. Sin embargo, al ser una enfermedad inflamatoria, sistémica, crónica y autoinmune, se asocia a múltiples comorbilidades: enfermedades que aparecen en conjunto, comparten un mecanismo y requieren de una atención multidisciplinaria. Por ello, se ha decidido denominar enfermedad psoriásica a todo ese gran grupo de afecciones asociadas y que son parte de una misma enfermedad, en especial, la artritis psoriásica”, explica Cristina Echeverría, médica dermatóloga y presidenta de Soarpso (MN 87.398).

La enfermedad psoriásica afecta diferentes órganos, la piel, con las características lesiones descamativas, las articulaciones periféricas (rodillas, tobillos, manos, pies), los tendones, la columna y sacroilíacas y además tiene estrecha relación con aumento de riesgo cardiovascular, hiperuricemia y obesidad. Es un proceso inflamatorio generalizado que, de no tratarse a tiempo, desencadena discapacidad e interfiere con las actividades de la vida cotidiana.

“El objetivo de esta campaña de detección es llegar a todos esas personas que padecen esta enfermedad y que tal vez lo desconocen, que no se tratan hace mucho tiempo o que no están conformes con su tratamiento. A su vez, con esta campaña intentamos reforzar y dar a conocer la importancia que tiene no abandonar las consultas médicas porque esto impacta directamente en el curso de la enfermedad” expresó Silvia Fernández Barrio, presidenta de AEPSO. “Sabemos que existen muchas personas subdiagnosticadas, y eso conlleva muchos riesgos. Es fundamental el diagnóstico y el tratamiento para el control de la enfermedad y, por lo tanto, de sus posibles consecuencias” agregó.

“Es fundamental la consulta temprana con el médico y, en el caso de la enfermedad psoriásica, es muy importante el trabajo interdisciplinario entre dermatólogos y reumatólogos. Se debe derivar de manera temprana al reumatólogo a aquellos pacientes que lo requieran, para garantizar un diagnóstico precoz y un tratamiento oportuno de la enfermedad. Esto permite evitar los daños asociados como deformaciones y/o discapacidad”, indica María Celina de la Vega, médica reumatóloga y presidenta de la Sociedad Argentina de Reumatología (MN 89.104).

Espondiloartritis axial

Por su parte, la Sociedad Argentina de Reumatología (SAR) también lleva adelante una campaña para detectar espondiloartritis axial, una patología que se caracteriza por provocar dolor recurrente en la espalda baja (lumbalgia). Si bien el dolor de espalda es una afección muy frecuente, si permanece más de 3 meses en personas menores de 45 años, podría deberse a esta enfermedad crónica y de origen inflamatorio.

El paciente típico es joven y el síntoma más frecuente es el dolor lumbar que se prolonga por más de 3 meses y que tiene algunas particularidades: suele aparecer de noche e incluso suele despertar al paciente con la necesidad de levantarse y caminar para que este dolor ceda; se acompaña de rigidez lumbar matutina que mejora en el transcurso del día.  Además, algunos pacientes suelen tener inflamación de las articulaciones, más comúnmente de miembros inferiores como rodillas, caderas, tobillos o en tendones del pie, y presentar cansancio.

“La enfermedad se diagnostica con un examen clínico. Los pacientes presentan un dolor lumbar característico, al que los reumatólogos llamamos inflamatorio. Es característico porque al paciente no le duele cuando camina o hace tareas de esfuerzo, sino que le duele cuando está en reposo” explica Celina de la Vega.

Para llegar al diagnóstico de manera temprana, es primordial caracterizar el tipo de dolor como inflamatorio y acudir al especialista.  Expertos reumatólogos estiman que un dolor puede ser inflamatorio si se éste persiste por más de tres meses o si al menos cuatro de las siguientes  preguntas se responden de forma afirmativa:

¿Comenzó a tener dolor de espalda antes de cumplir los 40 años?

¿El dolor de espalda se ha ido incrementando gradualmente?

¿Mejora su dolor de espalda con actividad física/movimiento?

¿Le parece que el dolor de espalda no mejora cuando descansa?

¿Su dolor de espalda lo/a despierta por la noche y lo/a obliga a levantarse?

A medida que avanza la enfermedad, sin diagnóstico ni tratamientos adecuados, los dolores se hacen cada vez más frecuentes y discapacitantes, pudiendo llevar a severas limitaciones en columna y articulaciones a temprana edad, con la consiguiente disminución de productividad laboral y calidad de vida. “La consulta precoz con el reumatólogo para aclarar dudas e instaurar tratamientos precoces es la mejor herramienta para evitar complicaciones y deterioro de la calidad de vida de los pacientes”, agrega María Celina de la Vega.