Desde Fedecom advierten que, pese a la flexibilización de la cuarentena, el sector afronta un combo de problemas que será muy difícil superar y que amenazan con la quiebra de muchos.

El titular de Fedecom, Ezequiel Cerezo, expuso que los comerciantes cordobeses enfrentan un combo de problemas que serán muy difíciles de superar aún cuando las flexibilizaciones del aislamiento sigan avanzando en la provincia.

“Que un comercio pueda abrir de forma física no implica que se haya regularizado su situación económica, ya que tenemos caída en las ventas del orden del 40 por ciento”, enfatizó Cerezo.

Sobre lo que muchos comerciantes han calificado como “abusos de Epec”, porque las facturas por el servicio de electricidad casi no redujeron su monto pese a que los comercios estaban cerrados y con muy bajo gasto de energía, Cerezo sostuvo: “Hemos hablado con autoridades provinciales y de Epec y ellos sostienen un cuadro de costos que a nosotros no nos cierra. Para lograr una solución deberíamos financiar los últimos seis meses de consumo, pero aún así seguirá siendo un problema grave”.

Para Cerezo, “el ingreso generado con el IFE era muy significativo, en especial para los comercios que venden artículos de primera necesidad”, por lo que y advirtió que “al no contar con esta ayuda va a sumar un factor que suma problemas a la ya complicada situación”.