Manifestaron su descontento por la cercanía de Mauricio Macri con el gobernador y Schiaretti, y por el apoyo del expresidente a la candidatura de Gustavo Santos, entre otros puntos.

Un grupo de referentes del radicalismo cordobés, entre los que se destacan intendentes y dirigentes históricos, expresaron su voluntad de romper la alianza con el Pro en la provincia.

En una carta enviada al presidente del partido en la provincia, Marcos Carasso, representantes de distintos sectores y estamentos de la UCR de la Provincia, pidieron que en la reunión plenaria, prevista para el próximo lunes 31 de mayo, “se incorpore como punto de debate la continuidad o no de la alianza que mantenemos en nuestra Córdoba con el Pro”.

“El expresidente Mauricio Macri ha manifestado en su reciente paso por Córdoba su simpatía y coincidencias con el gobierno de Juan Schiaretti; además de apoyar en su candidatura a senador y gobernador a quien fuera ocho años funcionario del gobierno de Unión por Córdoba”, argumentan en la misiva.

Pero el enojo no termina allí, porque luego señalan que, además, “el Pro en la Legislatura Provincial viene acompañando todas las iniciativas gubernamentales, tales como el presupuesto, la creación de una nueva agencia o la designación de un fiscal general ex empleado del gobernador”.

“El radicalismo tiene la obligación de estructurar una fuerza política cuya cabeza y columna vertebral sea la Unión Cívica Radical con vocación frentista, que encuentre las soluciones a los problemas que el peronismo no logra tras 21 años de gestión al frente al gobierno de la provincia”, agregan.

Más adelante, tras asegurar que no pueden aspirar a ser “una copia prolija del peronismo cordobés”, sostienen: “Córdoba cada días es más insegura, es la segunda provincia con más femicidios, la que más impuestos y servicios les cobra a sus habitantes, tiene una pésima calidad educativa, una pobre salud pública en vastos sectores, una deplorable calidad institucional, y una deuda que hipoteca el futuro de varias generaciones”.

“Como si la situación no fuera suficiente _añaden_, aparece el legislador provincial y expresidente del Pro Darío Capitani criticando al radicalismo de manera irresponsable y absolutamente infundada”.

Consideran finalmente que “las alianzas y coaliciones se construyen sobre fuertes coincidencias programáticas, y no sobre la necesidad de buscar atajos para llegar al poder de cualquier forma. Es por ello que pedimos un debate sobre la conveniencia o no de continuar en una alianza que busca gobernar Córdoba sobre un diagnóstico absolutamente distinto de lo que hay que hacer si llegáramos al gobierno en 2023”.

Firman la carta, entre otros, el presidente de la Convención Nacional del Radicalismo, Jorge Sappia; el secretario general de la Organización de Trabajadores Radicales Nacional, Javier Varetto; el legislador provincial Dante Rossi; el vicepresidente del partido en Córdoba, Lucas Martín; el intendente de Bell Ville, Carlos Briner; el exintendente de Villa General Belgrano, Sergio Favot; la vicepresidenta del Comité Capital, Guadalupe Mías, y el intendente de Villa Tulumba, Sebastián Peralta.