Una iniciativa del presidente de la Línea Córdoba de la UCR propone que los que tienen cargos electivos no se puedan postular a otro hasta no cumplir al menos la mitad de su mandato.

El presidente de la Línea Córdoba de la Unión Cívica Radical, Javier Fabre, presentó en la Legislatura Unicameral de Córdoba un proyecto para ponerle freno a las candidaturas testimoniales y a los que se presentan como candidatos en todas y cada una de las elecciones, con lo cual nunca cumplen con los mandatos que les encomendó el electorado, impiden el acceso de nuevos valores los cargos electivos y dejan su lugar en los cargos electos a desconocidos o poco conocidos que no figuraban en la campaña.

El proyecto de Fabre propone incorporar un artículo a la Ley 9571, que establezca lo siguiente:

“Todo funcionario público nacional, provincial o municipal elegido por voluntad popular deberá cumplir al menos la mitad del mandato para el cual fue electo, por lo que se encuentra inhabilitado para postularse para otro cargo electivo antes de finalizado ese plazo. Si finalizado el plazo resulta electo a un nuevo cargo público, deberá asumir el nuevo mandato”.

En los fundamentos del proyecto, el presidente de Línea Córdoba recuerda que “las candidaturas testimoniales a nivel nacional en la década pasada, y el incumplimiento serial de los mandatos electorales en los últimos años en Córdoba, han ocupado y ocupan parte del debate político e institucional”.

“Ambas prácticas constituyen malformaciones éticas al sistema de representación. La oferta electoral presupone un compromiso de carácter político y se perfecciona con el sufragio, el incumplimiento de ese contrato implícito genera consecuencias dañosas en la confianza ciudadana, en la actividad política y en el sistema de representación establecido en el primer artículo de nuestra Constitución Nacional”, agrega Fabre.

El autor de la iniciativa advierte también que “estas prácticas, muchas veces dejan de ser excepciones para transformarse en generalidades reñidas con la ética republicana, en nuestro país. Generan incertidumbre social y refuerzan la idea de una mala política, de una política del vale todo que nos aleja del camino de mejorar la calidad de la representación y de las instituciones”.

“Por todo esto, necesitamos establecer una reglamentación consecuente a los sistemas electorales del mundo y de la región, que condenen las candidaturas condicionales y ordenen el cumplimiento del contrato electoral, establecido como un mandato entre el pueblo de la provincia y sus representantes”, concluyé.