Luego de que trascienda la noticia, Google calificó la causa como "profundamente defectuosa".

El Gobierno de Estados Unidos inició una demanda judicial contra la empresa Google por “mantener un monopolio ilegal” en el mercado de búsquedas de internet. 

Presentada por el Departamento de Justicia junto a 11 fiscales estatales republicanos, el proceso podría tardar años pero es de gran significado político ya que, inaugura ya una pelea entre el Gobierno estadounidense y la compañía.

Luego de que trascienda la noticia, Google calificó la causa como “profundamente defectuosa”.

“La gente usa Google porque así lo desea, no porque se vea obligada a hacerlo o porque no pueda encontrar alternativas”, señaló la empresa en un comunicado, en el que se jacta de haber puesto la información del mundo “al alcance de más de mil millones de personas”.

“Confiamos en que un tribunal determinará que esta demanda no cuadra ni con los hechos ni con la ley” sentenciaron.

Se perfila como una ofensiva múltiple contra la firma informática, ya que el fiscal general de Texas está preparando otra por su conducta en el mercado de la publicidad digital.

En la demanda, los querellantes propusieron que la corte considere una serie de soluciones, entre ellas una posible fragmentación de la compañía, aunque sin brindar demasiados detalles.

De hecho, se solicita al tribunal “prohibir a Google” las prácticas monopólicas y considerar “el alivio estructural necesario para curar cualquier daño” a sus competidores, lo que podría traducirse en cambios internos dentro del gigante.

La denuncia fue presentada después de meses de investigaciones llevadas a cabo por agentes antimonopolio federales y estatales, que buscaron verificar el poder de Google y realizaron también pesquisas paralelas a otras plataformas como Amazon, Facebook y Apple.

No obstante, Google continúa negando las acusaciones relacionadas con prácticas monopólicas.