Este lunes la presidente del PRO presentará el recurso.

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, presentará este lunes un amparo contra las nuevas restricciones dispuestas por el Gobierno nacional para detener el avance de la pandemia de coronavirus. El amparo exige una medida cautelar a fin de que, mientras se dirime la cuestión de fondo, la justicia suspenda la aplicación del DNU 241/21.

Entre los argumentos del escrito, la ex ministra de Seguridad sostiene que el Poder Ejecutivo no tenía facultades para dictar un decreto de ese tipo y cita el artículo 99 de la Constitución que establece que esa herramienta “sólo aplicaría para los casos en los que !circunstancias excepcionales hicieran imposible seguir los trámites ordinarios”, es decir, la intervención del Congreso.

De cualquier modo, Bullrich sostiene que ni siquiera una ley del Congreso sería legítima para avasallar garantías constitucionales, como “el derecho a transitar, el derecho a trabajar, a comerciar y a ejercer toda industria lícita, el derecho a enseñar y aprender o a ejercer libremente su culto, todos ellos resguardados por el artículo 14 de la Constitución”.

Aclara que “para restringir garantías como las que el DNU pretende cercenar sería necesaria la declaración de un Estado de Sitio, con intervención del Congreso, pero que para eso tendría que existir una situación de conmoción interior, que en la Argentina no hay”.

Bullrich aclaró que las fuerzas políticas de la oposición “toleraron” los primeros decretos que instalaron el aislamiento social, preventivo y obligatorio ya que “el Gobierno necesitaba preparar el sistema sanitario e inmunizar a la población con vacunas, que todavía no existían”.

El escrito describe que desde el inicio de las restricciones se perdieron más de dos millones de empleos y el Gobierno procedió “en forma desaprensiva e irresponsable” a clausurar actividades “a las que les atribuye los aumentos de casos de Covid sin una prueba científica que avale esas aseveraciones”.

“Parece evidente que a la autoridad nacional le resulta demasiado fácil arruinar la vida ajena con unas pocas firmas. Y eso es precisamente lo que no puede suceder, porque cuando algo así ocurre, es una señal de que el pueblo está inerme frente al despotismo del poder exacerbado y fuera de órbita”, sentenció Bullrich.

Para la ex funcionaria de Cambiemos la determinación de los horarios de las industrias y comercios, la forma en la que deben atender al público o la organización de la escolaridad son todas cuestiones que, de acuerdo con la Constitución “deben ser reguladas por las provincias o los municipios, cuya autonomía, también asegurada por la Constitución, se está avasallando”.