Una historia política intensa, llena de victorias y derrotas.

José Manuel de la Sota falleció en un accidente de tránsito en la noche del sábado 15 de septiembre de 2018, cuando regresaba de Río Cuarto a la ciudad de Córdoba. La noticia generó gran conmoción a nivel nacional y personalidad de todo el espectro político manifestaron su dolor por la pérdida del histórico dirigente peronista.

Vida personal

Nació el 28 de noviembre de 1949. Era el menor de los dos hijos que tuvieron Arnaldo de la Sota y Adelia María Moriconi. Regino, su hermano mayor, es médico y vive en Necochea.

En 1972 se casó con Silvia Zanichelli, hija del ex gobernador Arturo Zanichelli, y tuvieron tres hijas: Candelaria, Natalia y Agustina, quien falleció con tan sólo cinco años de edad. “Fue lo peor que me pasó en mi vida. El mundo se derrumbó. Se me cayó, literalmente, en la cabeza. No podía entender nada. No quería entender nada”, había manifestado De la Sota sobre la pérdida de su hija menor.

En 1989 se casó con la militante justicialista sanjuanina Olga Riutort, de la que se divorció hace más de diez años. Su última pareja fue la diputada Adriana Nazario, quien venía en otro vehículo detrás de De la Sota en el momento del accidente.

Carrera política

Se recibió de abogado en la Universidad Nacional de Córdoba e ingresó en el mundo de la política a los 24 años, cuando en 1973 el entonces intendente de la ciudad de Córdoba, Juan Carlos Ávalos, lo designó secretario administrativo del presidente del Concejo Deliberante de la capital cordobesa, Miguel Flores.

Tres años después, Ávalos dejó la intendencia y fue reemplazado por Flores, que mantuvo a De la Sota como funcionario. Pero a los pocos meses, el nuevo mandatario fue sustituido por José Domingo Coronel en marzo de 1975, quien designó a José Manuel como secretario de Gobierno.

Durante la dictadura militar argentina estuvo desaparecido, ya que no figuraba en los listados de detenidos. En su momento, según el propio De la Sota, el Papa Francisco se interesó por varios presos peronistas, entre los que se encontraba él.

Tras el retorno de la democracia, fue candidato a intendente de Córdoba en las elecciones de 1983. Tras la derrota, José Manuel fue parte de la Renovación peronista.

En 1985 fue electo diputado y dos años después presidente del Partido Justicialista, aunque perdió la gobernación de Córdoba frente a Eduardo Angeloz. Al año siguiente, el 9 de julio de 1988, acompañó a Antonio Cafiero en la fórmula que cayó en la interna del justicialismo contra Carlos Menem y Eduardo Duhalde.

En las elecciones de 1990, De la Sota fue reelecto diputado, pero al año siguiente asumió como embajador en Brasil y en 1995 logró una banca en la cámara alta. En todo ese período siguió al frente del PJ.

Finalmente, cuatro años después, el 12 de julio 1999, fue electo gobernador de Córdoba por primera vez y el 27 de abril de 2003 renovó su mandato, que venció en diciembre de 2007. Sin embargo, el 7 de agosto de 2011 ganó para el mismo cargo por tercera vez en su carrera.

Cuando venció su mandato, en 2015, participó de la interna presidencial del Frente Renovador, pero perdió contra Sergio Massa.

Al momento de su muerte, estaba por debutar como conductor de un programa político de Buenos Aires, en el canal Crónica y había asegurado que se presentaría como candidato a presidente en las elecciones de 2019.

“Se fue con el sueño de ser Presidente”, expresó el legislador provincial, Walter Saieg, luego del trágico accidente.