Ocurrió en las calles de la Ciudad de Buenos Aires.

En una secuencia prácticamente sacada de una película o un videojuego, un motociclista se convirtió en un héroe anónimo mientras trabajaba. Se trata de un conductor, quien graba habitualmente sus días abordo del vehículo.

A plana luz de día, fue testigo de un episodio de inseguridad, donde observa a un ladrón que escapaba a las corridas tras robarle un celular a una pasajera del colectiva. Sin dejarlo huir tan fácilmente, el motociclista le siguió el paso al delincuente, quien decidió arrojar el celular arrebatado.

Con el teléfono en sus manos, la escena no terminó ahí. Luego hacer consultas a los transeúntes que observaron el robo, logró dar con la víctima. Arriba del colectivo, la mujer agradeció el notable gesto del conductor que rápidamente se hizo viral en redes sociales.