En la tarde del miércoles un grupo de tres hombres realizaron múltiples robos en en departamento San Alberto.

El jueves por la noche en el Valle de Traslasierra se vivió un hecho poco común para la zona. Delincuentes a mano armada fueron robando en los distintos pueblos y fugándose a toda velocidad.

Los tres hombres comenzaron la ola de robos ingresando a casa de un matrimonio de jubilados, ambos mayores de 70 años, ubicada en Nono. Los delincuentes a punta de pistola los ataron en el baño y les roban sus pertenencias, entre ellas celulares y dinero en efectivo.

El Comisario Mayor Romera, quien estuvo a cargo del operativo explicó a Radio Suquía como fue la seguidilla de robos.

 

Los ladrones una vez abandonan la escena del crimen roban en el pueblo vecino, Villa Cura Brochero. Esta vez las víctimas fueron los empleados de una hostería situada a metros de la iglesia del “cura gaucho”.

Por último, atracaron un kiosco en Mina Clavero sin importarles en lo más mínimo que las víctimas sean una mujer y su bebé. Los malvivientes apuntaron a la niña pidiendo que su madre les entregue la recaudación, el celular, alcohol y cigarrillos.

Los policías de la departamental San Alberto venían siguiendo el rastro de los tres delincuentes desde el primer asalto por lo que montaron un operativo cerrojo en el valle. Tras la investigación lograron identificar el auto en el que se trasladaban, un Chevrolet Prisma color blanco.

La policía caminera llegadas las 23: 30 detuvo un auto de similares características que se disponía a abandonar la zona con rumbo a Córdoba. En él viajaban tres hombres de los cuales uno llevaba un barbijo de la Policía de Córdoba. Al querer revisar el vehículo, cuya patente es OZT-963, el conductor se niega por lo que la fiscalía tuvo que emitir una orden con carácter de urgencia para poder hacer una requisa.

En el interior del vehículo se encontró un arma calibre 32, siete celulares, un parlante, alcohol, cigarrillos, dinero en efectivo (mas de $40.000 y 100 dólares) y varias mudas de ropa con las que se habrían ido cambiando entre robo y robo para despistar a los efectivos policiales.

La departamental, a cargo del Comisario Mayor Romera, procedió al secuestro del auto y la aprehensión de los tres hombres de 19, 25 y 34 años quienes habrían sido autores de los múltiples robos calificados.

Más tarde cuando se procede a la investigación de los detenidos se percatan que el de 25 años es agente técnico de la Policía de Córdoba.